El Museo Marítimo de Mallorca presentará tres barcas tradicionales en Ses Voltes

11.06.2019

El 15 de junio se celebrará una Jornada de Patrimonio y se creará un “Mapa de les embarcaciones perdidas" para generar un censo de los barcos tradicionales de la isla
Después de años de espera, el Museo Marítimo de Mallorca acogerá la presentación oficial de tres embarcaciones tradicionales mallorquinas en su sede de Palma, el centro cultural Ses Voltes.
Será este sábado 15 de junio a las 11.00 horas en el marco de una jornada matinal abierta a todo el mundo sobre el patrimonio marítimo de las Islas. Los protagonistas de la actividad serán el llaüt La Agustina, un gussi de los años sesenta y una patera de remos que todavía no tiene nombre. Los tres barcos forman parte de la colección que la Asociación de Amigos del Museo Marítimo guarda en el Castillo de Bellver.
Tras la presentación oficial, habrá una charla del experto en patrimonio marítimo Manolo Gómez, que explicará los periplos que han tenido que pasar las tres barcas para evitar el desguace y hará un diagnóstico del estado de conservación en que se encuentran.
Además, el director del museo, Albert Forés, presentará el llamado "Mapa de las embarcaciones perdidas", una acción participativa que pretende hacer un mapeo colectivo de las barcas tradicionales que todavía hay en diversos puntos de la isla. El objetivo es empezar a elaborar un censo y evitar que se pierdan.
Durante la jornada matinal de patrimonio marítimo, también se podrá ver una exposición del fotógrafo mallorquín Nico Martínez que retrata la vida de las barcas que no pueden salir del Castillo de Bellver. La colección de la Asociación de los Amigos del Museo Marítimo cuenta con una veintena de ejemplares tradicionales más, además de las que sábado se presentarán en Ses Voltes. La mayoría son de pesca, pero también hay de recreo, como el primer llaüt que entró en el Club Náutico, datado del año 1934.

El museo se podrá visitar los viernes
A partir del viernes 21 de junio, la sede de Palma del Museo Marítimo de Mallorca abrirá sus puertas los viernes por la mañana para que los visitantes puedan observar cómo los mestres d’aixa llevan a cabo las tareas de reparación y conservación de las tres barcas.
"Un museo corre el peligro de convertirse en un mausoleo lleno de piezas, pero nosotros no queremos esto: creemos que el museo tiene que ser un espacio de dignificación de estas embarcaciones que hasta ahora han sido escondidas de la sociedad y que son elementos patrimoniales de nuestra historia", apunta Albert Forés.

Fuente: Gaceta Náutica